Saturday, June 08, 2013

The Escort

La primera vez pensé, puaj, otra madre divorciada de viaje con su hijo y tan amigos. La segunda vez, joder con las madres y los hijos, ¿no tienen a nadie más en el mundo? La tercera pareja ya me hizo sospechar, y eso que he visto a madres e hijos empalagosamente cariñosos el uno con el otro. A partir de ahí, vi otros detalles, como que ellos eran siempre muy guapos, sonrientes, complacientes, simpáticos con ellas, pero directos y fríos cuando, por ejemplo, te los cruzabas de vuelta de la barra. Ellas, más de cincuenta, más de sesenta, vestidas en la moda atemporal de la isla.


Lorca dijo, claro, son mujeres mayores con su acompañante de viaje, hoy en día es de lo más normal, pero aquí no se esconden.

De regreso busco en internet y no encuentro nada, algo en inglés, pero mucho más difícil que encontrar un servicio de prostitución en la ciudad.

Algo he comprendido: son caros, suelen venir recomendados y saben como seducir a una mujer. El juego entero de principio a fin. De tal modo que algunas se quedan colgadas.

En fin, no sé porqué pierdo el tiempo en estas chorradas...

2 comments:

  1. esos osados que manejan con maestría el arte de las disposable relationships

    ReplyDelete
  2. Ja ja, sí, es admirable, yo sería incapaz.

    ReplyDelete