Tuesday, July 16, 2019

Lo de las opos para poli (en defensa del blog)

Bueno, pues casi un año ha pasado desde que dejé de escribir en el blog por el principal motivo de que ser madre trabajadora es un puto timo – y también porque comencé a escribir una novela de venganza (casi) porque mi amiga editora dijo del último borrador que mi castellano andaba tan contaminado que, como yo no era nadie, nadie en el mundo editorial se iba a mojar por mí.

Bien, pues dejé todas las voces y me puse a escribir en primera persona. ¿De qué otro modo iba a poder justificar mi contaminación? ¡Jopeta!

Hace unas semanas que acabé el borrador. Casi me cuesta la salud y ahora mismo reposa, así que tampoco podría decir que es algo o nada. Pero sí que tengo claras algunas cosas importantes de este proceso. Y de tantos otros procesos…

Hoy mi niña está mala y en vez de estar cranky como otras veces, está medio dormida, pensando en sus cosas, y casi he tenido dos minutos de “¿qué hago ahora? ¡nadie me necesita!”. Y me he acordado de que ¡tengo un blog! Y al entrar, el último comentario que he encontrado, de Bruja, dice que lo de los blogs ya no se lleva, que es lo que tienen las redes sociales…

Y fíjate, Bruja, que me he dado cuenta, de que en las redes no explico ni la mitad de la película. ¡No sabes el miedo que me dan! Aunque las uso.

Hoy he dado un abrazo a mi colega Enri, que se iba a la entrevista de las oposiciones para policía. Enri quiere ser inspector, detective. Está altamente capacitado y es una persona maravillosa. Ojalá se den cuenta los algoritmos. Ojalá tengan en cuenta estas cosas.


Saturday, September 29, 2018

One way or another

What’s true is science, journalism, philosophy and arts.

Llegeixo la biografia de Jim Morrinson. Tentacular.

J'écris un roman.

Mi amiga editora me dijo que sin saber cuál era mi público, la cosa no iba a progresar.

Os echo de menos. Besos.


Tuesday, May 15, 2018

See you later alligator


Dos cosas quiero. Una, ser libre. La otra, ser amada. Ser libre no deja de ser una forma de violencia, pues siempre termina donde empieza el otro. Lo del amor, por lo tanto, se resiente. Y siempre parece más fácil cuando me voy a otro sitio. Así que... Me voy un tiempo. Hasta que terminemos con la censura o me acostumbre a ella lo suficiente. Gracias por acompañarme hasta aquí.

Saturday, April 28, 2018

New York


La habitación olía a insecticida y salfumán. Lo primero que hicimos fue abrir la ventana. No nos atrevíamos a dejar la bolsa en ningún lugar. El suelo estaba pegajoso. Las colchas de la cama, roídas, con manchas. Me acerqué a olerlas y le dije a Casey que no pensaba dormir allí, mucho menos echar nuestro primer polvo de casados. Casey salió por la ventana y se sentó en la escalera de incendios a fumar. Yo necesitaba ir al lavabo, de modo que me perdí por sórdidos pasillos de luces parpadeantes hasta encontrar uno. El lavabo parecía decentemente limpio. Eché el cerrojo e intenté relajarme, relativizar la situación. Al fin y al cabo, estábamos en New York, que era lo que los dos habíamos querido.

Thursday, April 26, 2018

Los pervertidos

(Mamá, no te flipes al leer esto, es solo una hipótesis para defender el caso de lo indefensas que estamos, desde la concepción; y por supuesto, nada tiene esto que ver con los maravillosos compañeros de viaje que sois todos los hombres, a excepción de los pervertidos).

En la vida me violaron dos veces. Una a los 9 años y otra a los 30.

Entiendo por violación una penetración (pene, dedo, lo que sea) sin petición expresa, con coacción física o moral, en cualquier agujero.

Nunca denuncié.

Entendí que, al no haber sido capaz de reaccionar al momento, había consentido y era mi culpa. Por cobarde.

Creo que antes de la primera agresión, ya había sufrido algún abuso. Y sin duda de memoria, los sufrí después.

Lo que entiendo yo por abuso: un uso de la autoridad, normalmente mediante chantaje moral, para tocamientos, sin penetración.

Abusos y violaciones conforman nuestra personalidad, nuestro criterio, nuestra capacidad, la confianza en un mundo mejor para nosotras y nuestras hijas.

Hay que reformar la ley: al margen de las evidencias igualdad/desigualdad en la situación, se necesita un marco en el que quede claro si la persona realmente quiere. También hay que reformar a toda una sociedad que da lugar a un juez que estima que, por el vídeo, a pesar de que no parezca que ella (18 años) esté disfrutando y ellos (cinco adultos fornidos que la penetran en manada) jalean, graban, humillan, se jactan, roban su ropa y su móvil al abandonarla a su suerte, no se deduce violencia, porque no hubo golpes.

El mensaje es escalofriante.

Y, desde luego, hay que reformar la ley acordemente a la anatomía: agujero=violación, no agujero=abuso. Estipulando ambos casos, obviamente, como agresión.

¿O no es una agresión cada vez que alguien usa su superioridad para obtener algo de ti?

Ya no estamos en la edad media, ni en la dictadura, ni en la transición. Estamos en la era de los derechos humanos. Y no hace falta que nos descuarticen para acusar y procesar a los que vulneran los derechos humanos.

Tuesday, April 03, 2018

La flor más rara


Supe lo que sentías por mí el día en que echaste una cucaracha en mi cerveza y me miraste desafiante, con ojos de bribón y sonrisa de lobo. Era exótico. Más exótico que la flor más rara. Y más acorde a tu personalidad. Guardé ese instante como un secreto. ¿Con quién iba a compartirlo? En cuanto todos se dieron cuenta de la ocurrencia, transformaron la magia de tu confesión en una competición de escatológicas gamberradas.