Tuesday, March 14, 2017

Mi casa y lo internacional



Nos vamos. ¡Tanto ha pasado aquí, en ocho años! Toda esta vida. Es la primera vez que me voy porque me echan. Las otras dieciséis fue porque quise. Se vive bastante distinto. Y aunque, cuando se alquila, ya se sabe que no es para siempre, llegamos a pensar que casi, pues así nos lo aseguró el propietario. Pero la vida cambia, dice. Y sabemos que Brasil ya no es un lugar seguro. Así es como afecta lo internacional a nuestra pequeña familia. Nada trágico, por supuesto. Una melancolía que se apagará. Seguimos teniendo suerte. No somos refugiados huyendo de las violaciones, el hambre, la tortura y la guerra.

Nos vemos al otro lado.

Friday, March 10, 2017

Geometría Polisentimental


Llego al mostrador y suena algo familiar.
-¿Esto es Alaska? - le pregunto a la frutera, una chavala muy rumbosa de Santa Coloma, que más tarde sabré que tiene casi cuarenta, aunque aparenta no más de veinticinco.
-Fangoria – me aclara-. Es guapísima, esta canción.
-Al principio me ha sonado a otra cosa – digo- creo que se han pillado el loop de alguien. ¿Es nueva?
-Ya lleva un tiempo, pero sí, es de ahora. Me encanta. Siempre me ha gustado. Alaska. Y mira que cuando la Bola de Cristal yo era muy niña. Era los sábados. No iba al cole.

Me hace la cuenta y una señora en la cola dice:

-La Bola de Cristal, eso sí que era tele, y no lo que les enchufan a los viejos en la residencia. Que entre las pastillas y la tele, los matan antes de tiempo. Cada vez que voy a ver a mi tía, me pongo enferma.
-Si es que mira que podrían hacer cosas interesantes para la gente mayor -dice la frutera-. Actividades. No sé, baile, por ejemplo. Es que yo creo que todos tendríamos que hacer baile.

La frutera lo hace todo bailando. Es una mujer que me encantaría conocer más.

-No sé si habréis visto la peli esta con la Barbra Streisand -digo-, una comedia, con Robert de Niro y Dustin Hoffman. Ella es una instructora sexual para la gente mayor.
-Sí, sí -dice la señora- es buenísima.
-Ay, me reí mucho -dice la frutera-. Es de esos personajes que te hacen pensar si es que allí se toman las cosas de otro modo o qué.
-Allí se toman las cosas de otro modo, sí -digo yo-. Es porque hay mucha mezcla. Han aprendido a reírse.
-Ay, mi niña, eso nos hace falta aquí -dice la frutera.
-A veces todo es un poco aburrido -dice la señora.

Alguien carraspea y nos damos cuenta de que hemos atascado una cola de siete personas. La frutera me da por fin el cambio que retenía en su mano.

-Un placer, ciao – me despido.

Me hubiera ido de copas con estas dos, más que nada porque a pesar de ser la excusa, creo que a ninguna de las tres nos gusta demasiado Alaska. Y ahora ya sé el loop: "I need a Hero". Aderezado con la intensidad y efectos de "Common People".

Monday, February 27, 2017

Boxes


Cuando vienen y luego se van.
¡Qué desorientación!



Friday, February 24, 2017

Lollipop


No sé si dejar de comprar en las tiendas que ponen las cajas de golosinas accesibles y totalmente abiertas o demandarles. Ninguna de las opciones me parece razonable, pues me quedo sin donde comprar comida. Las reclamaciones oficiales no funcionan. ¿Es un complot? ¿Reciben incluso los pequeños comercios sobornos de las empresas azucareras para que nuestros hijos se vuelvan adictos, ya a sus tiernos ochenta centímetros? Porque además, ni siquiera pago por ellas. Mandi se sirve y del mostrador nos llega un: “deja, deja, invita la casa”. Me pregunto cuantos igual que Mandi meten la mano ahí dentro.

Y, para colmo, por más que yo insisto en llamarlas golosinas, desde el mostrador se insiste en una terrible cantinela, algo así como: “ay las chuches, ay las chuches, que se vuelven locos con las chuches”. Con lo que, lingüísticamente, se equipara a bazofia algo que podría ser hermoso, un momento sublime del día (a pesar de que lo único de color en el establecimiento sean esas golosinas y lo demás tenga pinta de almacén checoslovaco de los ochenta).

/¡No las llames chuches, berzotas, que Mandi aprende palabras feas! ¡Y sácalas de aquí ya, que te lo digo cada día!/

Creí que ser madre me dulcificaría con el mundo. No sé por qué creía tal tontería. 


Monday, January 30, 2017

"Trump begins the end"

Got this on facebook, "The positive reframe"

"California is the future"
"Stay open to counter-intuitive, out-of-the-box interpretations. Too few of us did last year. Be ready to make hard choices when unexpected new options open up quickly. We all may be faced with them soon. Brace for the big changes to come. They’re coming."
 
by Peter Leyden
Founder & CEO of Reinvent, a media company; Tech & Future Trends Speaker; Author 2 Books; former Wired ME, journalist, politico. Reinvent.net & PeterLeyden.com
 
Go to the profile of Peter Leyden

Saturday, January 28, 2017

Samantha

No digo que no tengan que sacarse los trapos sucios de dictadores, reyes injertados por dictadores o presidentes que no fueron tan cool como se vendieron; fijaros que trapos sucios son los ligues que tuvieron, algo tan inocente (y vejatorio para las mujeres, como siempre), comparado con las muertes o torturas que firmaron, ordenaron o permitieron.

Que no podamos condenar el pasado es sin duda una mordaza, y condenar a tuiteros (aunque, "mare meva! Verge santa! Els pits de la Samantha!" ¿Dónde quedó la poesía?) por chorradas, ES TOTALITARIO. Por muy chorras que pueda parecer un concepto tan viejo, tan entrados en cómo vamos a mantener a la especie (y toda la inteligencia, ciencia, belleza en ella), ante el derrumbre que tantos intentan disfrazar.

Totalitarismo, damas y caballeros. 

Y fascismo. Sí, digamos a las cosas por su nombre. Fascistas son los que no permiten votar, o trampean los votos, o los domestican. O los que no permiten la libre expresión. Tal cual. Lo siento por Bimba los y los comentarios desafortunados, como tantos otros comentarios desafortunados. ¿Pero acaso alguien me indemniza por el mal gusto absoluto y constante que tengo que soportar en los medios de comunicación, en el arte, en el bar?

The race is long.

Ahora que los comentarios son globales ¿Dónde ponemos la frontera? ¿Quién la decide?

El fascismo es la antítesis de la democracia, aunque parece que hay una muy evidente campaña en contra de la democracia. En plan, ey, ¿no has visto que parece que una gran parte de la población mundial ya no cree en la democracia? Y saben aquel que diu, "fue ella quien los provocó, ¡A los cinco!".

Give me a break!

Que estemos siempre posteando selfies idiotas en las redes no significa que no tengamos una idea de futuro.

Wednesday, December 21, 2016

Surfer rosa

¿Estábamos locos o qué? La familia iba a castigarnos despiadadamente por aquella osadía. Ya hacía dos años que intentábamos la escapada pero intentar pactar, postergar o simplemente omitir una Navidad era inútil, no nos traía más que malestar y caras largas durante todo el año, a pesar de habernos quedado. Ya el solo hecho de desear marchar era un sacrilegio, y no contaba para nada que al final renunciáramos a nuestro sueño para satisfacer a los demás. Nos mortificaban lo mismo.
En las cuatro familias por igual.
Esta vez avisamos de nuestra partida cuando el coche estaba en la puerta la misma tarde de Nochebuena.
El coche era de Tristán, que pasó a buscarme después de Julio y antes que a Ester, en el intrépido valle obrero contaminado, cruzado y gris donde vivíamos.
Éramos mejores amigos y nos íbamos a la luz, a Cádiz, porque Ester se había enamorado de su profesor de guitarra, que se había trastornado de melancolía en Barcelona y que por eso se había vuelto a su ciudad. Yo estaba enamorada de Tristán y Tristán de Ester. Julio también estaba enamorado de Ester. Ester era guapa, pelirroja y tocaba la guitarra.
Emprendimos el viaje hacia el sur a pesar de que Ester estaba con la pierna escayolada y Julio con fiebre, por las amígdalas, que normalmente le daba en verano, pero mira.
Salimos del agujero por encima del cual pasaban tres autopistas pero a las que había que acceder tras un gran intríngulis de puentes sobre ríos, bajo vías de tren, sobre carreteras, bordeando un colegio, un campo de fútbol y finalmente una macrodiscoteca. Eso fue antes de que se llevaran todas las discotecas a polígonos industriales. Y antes de la marihuana y el pastilleo. Cuando bebíamos cerveza, calimocho y fumábamos costo del que hacía reír a muerte.
Pinchamos rueda a la altura de Tortosa, al lado de casa, como quien dice, y Tristán no llevaba recambio. Pagar por un remolque era algo que nos iba a salir caro y pondría en peligro nuestra aventura, así que a Ester se lo ocurrió que quizás un amigo hippie de su padre que vivía en una cabaña en el Delta de l'Ebre nos podría ayudar. Llamó a su padre, pidió el teléfono, el amigo no estaba en casa, pero contestó uno de los otros dos con los que vivía, que se ofreció a venir a buscarnos con su land rover.
Eran las diez de Nochebuena, estábamos tirados en una gasolinera fuera de servicio junto a un teléfono público sin cabina y hacía un frío industrial. Nos metimos dentro del coche, pusimos los Pixies a tope y nos fumamos un porro.