Monday, September 19, 2016

La casi inquebrantable cadena de la ofensa


Elena se ofende porque Sonia ha decidido algo que le parece que no está bien. Sonia se ofende porque a ver quién es Elena para ofenderse de algo que no le afecta. Sin embargo, Elena se siente muy afectada, de modo que llama a Carol para explicárselo. Carol está hasta las narices de estar en medio de las dos, y aunque normalmente defiende a Sonia porque Elena es muy dominante, en este caso decide que ella también se siente ofendida por la decisión de Sonia. Sonia llama a Carol, para quejarse de que Elena esté ofendida y Carol no le coge el teléfono. Tiene que pensar bien sus palabras. Que quede todo claro, pero tampoco hay que perjudicar la relación. Como Carol no ha cogido el teléfono, Sonia sospecha que ya se ha conchabado con Elena, como ha pasado otras veces y está muy cansada de tener que andar siempre justificando su vida. Lo que ocurre es que no soportan que tome decisiones sin consultarles. ¿Y a ellas qué les importa, de todos modos, si caga dentro o fuera, acaso están ahí para recoger su mierda? Siempre igual. Ahora está muy, muy ofendida con ellas. Peor aún, ¡muy cabreada!

De modo que Sonia llama a Ramón. Hace tiempo que no charlan. Tentada de contarle lo ofendida que está con Elena de que se haya ofendido con ella por algo que no es asunto suyo, y lo cabreada que está de que se haya puesto a Carol de su parte, decide:

Contarle simplemente la decisión que ha tomado y de la que dependen los próximos meses de su vida.

Y a Ramón le parece bien.


4 comments:

  1. Qué familiar me ha resultado. Y, como casi siempre pienso: qué tontos somos.

    ReplyDelete
  2. Anonymous11:09 AM

    No ofende quien quiere si no quien puede (afectarnos=)

    Lansky

    ReplyDelete
    Replies
    1. Y qué maravilloso control mental tienen aquellos que no se dejan afectar.

      Delete