Tuesday, September 02, 2008

Pruebas de vuelo

Lo bueno de hacerse mayor es que al terminar el verano no se pierde el tiempo escribiendo seis cartas de amor de ocho folios por los dos lados que tal vez nadie leerá del todo.

Esa semana o dos en las que se consigue desconectar sirven para descansar. A la vuelta, con suerte, se regresa con fuerzas para tomar las riendas de la propia vida. Una vacación no es un milagro, ni una reflexión profunda, ni un cambio de vida.

Es un cambio de actividad.

A mí me gustaron las golondrinas agrupadas en sus pruebas de vuelo antes de emigrar. Las risas, la comida. La lluvia y el sol. Las fotos. El amor. Los amigos. El viaje. Las ciudades. El océano. El monte verde. El mar. Y el React Table, que tuvimos ocasión de tocar la última noche. Tiene algo de guija, curiosamente.

También aquellos días de miedo a los espíritus quedan atrás.

Como todo es efímero y somos luz en movimiento, mejor alumbrar que dejar a oscuras.

Además, es mucho más fácil no echar de menos.

4 comments:

  1. Ah, qué gran instrumento! Qué tal fue la experiencia? Y cómo que lo tocaste? Hay pocos esparcidos por el mundo!!!!! Qué suerte la tuya!

    ReplyDelete
  2. Ya, creo que sólo hay cinco. Nos enteramos por casualidad, una presentación para el Discovery Channel en un chiringo de Arenys. Nos lo sopló un tipo con una boa en la garganta durante el aperitivo ;-P

    ReplyDelete
  3. mejor alumbrar que dejar a oscuras, eso seguro. un abrazo y bienregresada!

    ReplyDelete
  4. Anonymous7:11 PM

    Yo tambien quiero tocarlaaaaaaaa!!!!

    Bueno chica, como dice Paula, bienregresada!!
    A ver si nos podemos ver pronto.

    Brother.

    ReplyDelete